visualización-loteria

El famoso productor de cine Walt Disney pronunció una célebre cita: “Si puedes soñarlo, puedes hacerlo”. En principio podría sonar ilusorio, pero existe una técnica que nos podría aproximar a lo profundo de este mensaje.

La visualización creativa es un método cognitivo que utiliza la imaginación para crear imágenes mentales en las que proyectamos nuestros objetivos o lo que deseamos con el fin de atraerlo a nuestras vidas; esta metodología no está relacionada con el factor suerte en la lotería.

Pero no solamente se trata de imaginarlo un instante y después olvidarse del asunto, ya que las leyes de la atracción tienen unos códigos en los que su práctica requiere una rigurosa disciplina.

Pero ¿cómo funciona exactamente la visualizazión?

En primer lugar tenemos que fijar de manera concisa y clara unos pasos:

  1. Tener el objetivo claro, muy claro y describirlo con todo tipo de detalles en un papel.
  2. Crear las imágenes mentales del objetivo o deseo ya cumplido, como si ya existiera en nuestra vida. Ejemplo: Un moto Ducati Monster color perla. Si hacemos el ejercicio de imaginarnos en esa situación deseada como si ya existiera en nuestra vida presente, va a generar una emoción o sentimiento asociado siempre positivo. Asociamos entonces esa imagen mental a la emoción, por ejemplo, de paz, bienestar, euforia, éxtasis, satisfacción…
  3. Mantener la visualización, es decir, sostener esa imagen mental junto con la emoción que nos genera el deseo ya cumplido de forma intencionada durante al menos unos minutos. Para ello podemos acudir cada día a un lugar tranquilo y sin distracciones.
  4. Es esencial crear una rutina para reproducir mentalmente tu propósito, deseo u objetivo. Es recomendable al menos 1 vez al día durante 10-15 minutos.
  5. También es recomendable reflexionar sobre las siguientes preguntas para llevarlo a cabo:
    • ¿Cómo es tu nivel de concentración? La concentración se practica, como si fuera un músculo que estamos ejercitando en el gimnasio.
    • ¿Tu imagen mental es lo suficientemente clara y con todo tipo de detalles?
    • ¿Tienes realmente fe en tu visualización o sientes dudas de forma constante? Debes creer en ella.
    • ¿Está familiarizado con las leyes mentales del éxito? Hay infinidad de libros e información al respecto, pero una buena base probablemente sería El Kybalión.
    • ¿Le están dedicando el tiempo diario a tu visualización?

Y aquí llega la pregunta del millón,

¿Es posible ganar la lotería a través de la visualización?

A continuación algunos casos a modo e reflexión en los que la visualización les ha funcionado:

Jim Carrey

El reconocido actor de Hollywood Jim Carrey confesó que en sus inicios como actor, sobre el año 1985, estaba en la ruina y no tenía absolutamente nada. En ese momento el actor necesitaba hacer cosas que le hicieran sentir mejor, y descubrió la técnica de visualización en los libros de autoayuda.

Jim Carrey visualizó claramente su objetivo: un cheque de 10 millones de dólares por prestar sus servicios como actor.

Jim explica que cada noche se visualizaba en su coche viéndose con todo lo que quería en su vida, y se escribió a sí mismo ese cheque falso de 10 millones con la fecha de recepción el día de acción de gracias de 1995 por el contrato de una película: “Cogí un cheque, escribí mi nombre en él y le puse la cantidad de 10 millones de dólares en concepto de un salario como actor. Lo dejé en mi cartera y lo dejé allí: con el tiempo, el cheque se fue deteriorando, pero ocho años más tarde [1995] cobré diez millones por salir en la película Dos tontos muy tontos”

Pero él mismo explicó que visualizó como si de un trabajo se tratase, ya que no se trata de “visualizar y acto seguido irse a comer un sandwich”.

Cynthia Stafford

Ya conocemos el caso de Cynthia, una mujer norteamericana que «decidió» ganar la lotería a través de una severa visualización en la que se veía recibiendo un boleto ganador de la Lotería «California Lottery Jackpot” de 112 millones de dólares. Según cuenta ella misma, puso en práctica las enseñanzas de Joseph Murphy, autor del libro «El poder de la mente subconsciente”, y durante 4 meses estuvo imaginando con precisión de detalles que recibía en sus manos el cheque ganador.

Escribió la cifra exacta de 112 millones de dólares constantemente y se acostaba con el número debajo de la almohada. A diario se veía a sí misma e imaginaba la emoción viviendo ya con ese dinero en su vida, escribió todo en detalle, la casa y el coche que compraría, las organizaciones benéficas a las que donaría dinero, inversiones, todo. Después de esos 4 meses de enfoque hasta rozar la obsesión con absoluta perseverancia, se cumplió.

Después de ganar esta friolera cantidad de dinero con la Lotería, Cynthia compartió su milagro con el mundo y se ha convertido en una gran defensora del pensamiento positivo y la visualización creativa.

La importancia de los pensamientos

Pero si la visualización es crear imágenes mentales y sostenerlas en el tiempo asociadas a una emoción, los pensamientos también tienen un papel esencial en el proceso de visualización creativa.

Joe Dispenza, neurocientífico estadounidenses, sostiene la idea de que creamos la realidad con nuestros pensamientos. Llena las salas de conferencias en EEUU y Europa explicando cómo los pensamientos provocan reacciones químicas que influyen en nuestra propia realidad. En sus propias palabras:

¿Cómo podemos cambiar nuestra realidad?

“Cambiando de pensamiento. El interruptor que activa el cambio es la voluntad, porque desencadenará una nueva información. Cambiar es pensar de forma más amplia, trascender tu propio entorno. Es conectarte a un sueño, a una idea que ya existe en el campo cuántico de posibilidades. Es creer en ese futuro cuando todavía no se puede percibir con los sentidos”.

Es decir, a la hora de poner en práctica nuestra visualización, debemos crear esa imagen mental, sentirnos como si ya estuviera en nuestras vidas y conectar con esos pensamientos como si ya lo hubiéramos conseguido.

¿Por qué es tan difícil cambiar?

Porque las reacciones emocionales son muy adictivas. Puedes decirte a ti mismo que no te gusta tu trabajo, ni tu relación de pareja, que no tienes dinero, que no te gusta nada de lo que haces y tienes en tu vida. Pero eso es una

emoción que la mente ha memorizado para reafirmar su identidad. Esas reacciones químicas alteran nuestra percepción de la realidad e impiden la entrada de cualquier otro tipo de información en nuestro cerebro. Para cambiar hay que romper esa emoción.

¿Te gustaría ganar la lotería y experimentar este poder?

“Si puedes verlo y creerlo, es mucho más fácil conseguirlo”

¿A qué esperas para visualizarlo? Pero por mucho que visualices, si no apuestas, difícil ganar… ¡Juega aquí!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *